El Niño Manuelito en Navidad

En los pueblos andinos, donde todavía se venera a la Mamapacha y los Apus, la Navidad tiene matices particulares desde la época de la Conquista, donde el Niño Manuelito o Quaoaqpa Churín, es la representación de Jesús y para quien están dirigidas las ofrendas, las oraciones, los cantos y las danzas.

En el Cusco, la imagen del Niño Manuelito, es venerada durante las fiestas navideñas durante la festividad del “Santuranticuy”, que se prepara con seis meses de anticipación y se escenifica en la Plaza de Armas de la antigua Ciudad Imperial de los Incas , donde artesanos de todas las comarcas llegan con sus creaciones.

De acuerdo a las crónicas de la Colonia, en el siglo XVII los sacerdotes españoles, Biblia en mano, recorrían las comunidades andinas, en una ardua y constante misión evangelizadora. Al hablar sobre las profecías del nacimiento del Mesías, se referían a las palabras premonitorias de Isaías, sobre Enmanuel el niño que nacería en Belén y cuyo nombre significa “Dios está con nosotros”.

La degeneración fonética y el paso de los años determinaron que los habitantes del Cusco virreinal empezaron a llamar al Mesías con el nombre de Manuel, empezando una tradición que hoy prevalece a pesar del paso de los siglos.

La imagen del niño Manuelito ha sido creada en una fusión de lo hispano con lo andino, por lo que se torna diversa y dinámica. Algunos artesanos lo esculpen con el rostro de un niño blanco pero con “chapas” rojas en alusión al clima de la sierra.
A diferencia del niño Jesús tradicional, al que se observa generalmente en brazos de la Virgen María, el Manuelito andino es juguetón, risueño y los artesanos lo han esculpido incluso correteando, cansado o dormido.

En algunas representaciones, el niño Manuelito tiene el pie herido por una espina, otras aparece gateando y tratando de erguirse o con la mano en la cabeza en actitud de meditación. De acuerdo a las tradiciones andinas, no son las campanas de Belén que anuncian el nacimiento del Salvador sino las de la Iglesia del Cusco.

Comentarios